¡Conóceme!

Cuasi licenciada en filología clásica por la Universidad de Sevilla, desde siempre me ha apasionado el mundo clásico, sobretodo la mitología griega. Ya en el instituto soñé que algún día me dedicaría a dar clases de latín, aunque en esos momento yo quería ser maestra de música o dedicarme al mundillo del artisteo. Pero mira, al final, circunstancias de la vida, he terminado metiéndome en esta maravillosa, y a la vez difícil, carrera que tanto me apasiona y tantos quebraderos de cabeza me ha dado y me sigue dando.

Pero como la vocación es lo que cuenta, por mucho que me esté costando terminarla, al final me habrá merecido la pena, porque me gusta mucho y porque, si Dios quiere, el día de mañana me dedicaré a dar clases de latín (o de griego) como soñaba cuando era una simple adolescente. Porque al final la vocación es la que manda.